Quienes somos

Quienes somos

La Asociación Educación y Persona es una organización integrada inicialmente por profesores y maestros de la provincia de Toledo y por padres de alumnos que comparten un ideal de la docencia centrado en la persona: el amor por la docencia se fundamenta en el amor a las personas por encima de cualquier otro interés pragmático, profesional o ideológico.

Nacida al comienzo de 2007, pretende ser una compañía efectiva y útil para todos los docentes: en sus dificultades profesionales, en sus necesidades de formación, en sus relaciones con la Administración, etc. Ciertamente, muchas veces, los enseñantes se encuentran solos ante los muchos retos que trae consigo la escuela; Educación y Persona tiene una definida vocación de ayuda y aliento a los docentes de modo que éstos puedan compartir sus inquietudes y atisbar posibles soluciones conjuntas. La organización interna está a expensas de este primer objetivo de atención al docente y sus problemas.

Pero también Educación y Persona desea aportar a la sociedad un juicio objetivo sobre los asuntos que más nos ocupan en el ámbito educativo; por ello, nuestra organización desea enriquecer el debate educativo de nuestra Autonomía aportando una voz nueva, representativa de buena parte del profesorado. Una voz independiente inspirada en el humanismo cristiano, sin miedo a compararse con otros puntos de vista, con deseo sincero de medirse con los demás y abierta siempre al reto de educar.

En Educación y Persona creemos que el corazón del ser humano debe ser educado. Educar es transmitir al educando el amor a la vida por medio de las distintas disciplinas y ciencias. Por tanto, la educación es una de las tareas más importantes y nobles que tenemos a la vista. Pero no es sólo responsabilidad de profesionales, sino de todos: especialmente de los padres de familia. Pensamos que la institución educativa por excelencia es la familia, y que ésta no puede ser sustituida por la escuela. Por ello, en Educación y Personaqueremos cuidar la relación con los padres, que son los verdaderos formadores del corazón de los hijos. Y por ello, también, pensamos que el Estado tiene un carácter meramente subsidiario respecto de la familia.

Pocas tareas más bellas y difíciles como la de educar. Frente a la apatía, el desconcierto, el escepticismo o el individualismo bajo los que se cobijan tantos docentes, Educación y Persona está convencida de que la juventud necesita de docentes esperanzados y con alta estima de su trabajo. Profesionales que ayuden a descubrir en sus alumnos que la vida es tan hermosa como dura y hagan de la escuela un lugar en el que se respeten la verdad y el bien de las personas y de la comunidad.

Educación y Persona es miembro de la Federación España Educa en Libertad